Tiempo de la historia: Scooter y Scooterette

happy Siblings

Conoce a Fascol y a Nancy. Dos de los chicos más geniales y elegantes de Berlín.

La fotografía muestra al dúo el día de sus vidas en el que pasaron de ser conductores de scooter normales a super felices.

El día en que los dos atravesaron la Escuela Internacional de Frankfurt en sus elegantes ruedas, llamaron la atención de todos. Fue una mágica experiencia de primavera cuando no había ningún estudiante que no quisiera saber acerca de su buena suerte en conseguir los scooters más geniales, elegantes y modernos que nadie había visto antes. Tenían mucho brillo y resplandor, además de sus colores vivos llamativos.

Tan pronto como Jack y Lily los vieron montar sus scooters en el patio de la escuela, ellos supieron que habían perdido su título de ser los niños más geniales en scooters. Aunque los scooters de Jack y Lily eran lindos, eran muy comunes. Dos ruedas de ninguna manera podrían igualar a las tres ruedas que Fascol y Nancy estaban montando. Seguramente debían ser mágicos. Con cada revolución de sus ruedas giratorias, aparecían destellos de luces y parpadeaban como un camión de bomberos y un platillo volador.

No tenían otra elección. Para defender su mejor título, Jack y Lily desafiaron a Fascol y a Nancy a un enfrentamiento de scooters durante el recreo. Detrás de la escuela estaban las canchas de baloncesto al aire libre, el lugar perfecto para poner sus scooters a su ritmo y mostrar las habilidades de las máquinas y sus conductores.

Nancy estaba preocupada. Ella no había estado en una competencia antes, pero ella amaba su elegante scooter y siempre practicaba con su equipo de seguridad. Fascol disfrutaba que su scooter de tres ruedas fueran el centro de atención. A Jack le gustaba presumir e intimidar y ahora no estaba contento de que Fascol tuviera el mejor scooter de la ciudad.

Jack tenía un plan. Él ganaría la competencia y le mostraría a todos lo lentas y toscas que eran las tres ruedas en comparación con sus dos ruedas. Jack comenzó a alardear a los otros estudiantes cómo él era Sr. Scooter y que ningún extraño juguete torcido de ruedas brillante era capaz de hacer frente a sus habilidades y a su scooter.

Fascol le recordó a Nancy que ella no tenía nada de qué preocuparse. Ellos llevaban puesto su equipo de seguridad, sus scooters habían sido diseñados seguros y que ellos irían a divertirse, no importaba si ganaban o no la competencia. No se trataba de ganar, sino de divertirse y mostrar a los otros lo especiales que realmente eran sus scooters.

La campana del recreo de la tarde sonó. Tenían veinte minutos para ir al gimnasio o para salir al parque. Todos los niños escucharon sobre el enfrentamiento de scooters y salieron al parque para mirar y divertirse. Todos estaban muy emocionados y cuando los cuatro competidores rodaron sus máquinas hacia la línea de salida en la cancha de baloncesto, todos los niños retrocedieron para dejarlos pasar, animando a los jugadores.

Si las apariencias podrían ganar una competencia de scooters, Nancy y Fascol ya habrían ganado. ¿Pero sus scooters funcionarán bien delante de todo el cuerpo estudiantil de la Escuela Internacional de Frankfurt? Nancy seguía repitiéndose las palabras de Fascol. “No se trata de ganar, se trata de divertirse y estar a salvo.” La sonrisa de Fascol le daba una linda apariencia de ganador. Todas las chicas le estaban sonriendo mientras se dirigía a la línea de partida. Sí, y todos los chicos estaban sonriendo a Nancy, así como a su scooter.

Conos de seguridad fueron colocados y las reglas simplemente explicaban que la velocidad no era necesaria para ganar la competencia, sino que lo más importante eran las maniobras hacia adentro y hacia afuera de los conos en el tiempo más rápido posible. Los chicos serían los primeros en competir y luego las chicas. Fascol se alineó con Jack y con la señal de partida, Jack ocupaba el primer puesto gracias a sus piernas más fuertes. Sin embargo, Fascol rápidamente lo alcanzó en el primer obstáculo. En su apuro, Jack salió hacia afuera de un cono y Fascol giró y se inclinó en la vuelta, pasando a Jack. Cada obstáculo era un desafío para Jack porque él iba demasiado rápido para exhibir a todos sus habilidades. No podía entender cómo Fascol tenía mucho mejor control que él. La línea de la meta no necesitó un cronómetro para confirmar quién era el ganador. Fascol estaba evidentemente delante de Jack por una longitud de 3 scooters.

En la competencia de las chicas fue lo mismo. Lily llevaba la delantera por tres obstáculos y cometió el error de mirar hacia atrás, perdió el control y su scooter salió de la pista hacia los arbustos. Nancy continuó fácilmente para ganar su primera competencia. Su tiempo de compentencia incluso fue mejor que el de Jack. ¡Qué doble victoria!

Jack se sintió avergonzado de su arrrogancia y de su derrota, pero todavía tenía que saber por qué Fascol y Nancy tenía mucho más control sobre sus scooters. “Sí” repitió Lily. Fascol se alegró de explicar que el diseño de protección de sus scooters les impidió girar peligrosamente y que su freno de mano trasero se activaba cuando era necesario. La cómoda empuñadura de goma evitó que sus manos sudaran durante la competencia y sus scooters tenían silenciosos neumáticos duraderos, perfectos para manejar por calle y por el parque. “Y para esta competencia en la cancha de baloncesto”, Jack se rió mientras tendía la mano para felicitar a Fascol y a Nancy.

Los niños los estaban aplaudiendo y se reían mientras regresaban a la escuela. El recreo había terminado y cuán emocionante había sido. Incluso los maestros fueron encontrados mirando por las ventanas de la escuela. Fue más divertido que ver un episodio de televisión de Die Sendung mit der Maus .. fin …

 

Deja un comentario